Diferencias entre el hierro forjado y el fundido: diferencias

diferencias-hierro-forjado-fundido

Cuando escuchamos la palabra «hierro», lo más probable es que nos venga a la mente una simple barra de metal. Sin embargo, este material permite realizar maravillosas creaciones. Pero, hierro forjado y hierro fundido no son lo mismo. ¿Conoces la diferencia?

Antes de comenzar a detallar en qué consisten los procesos de fundición y forja, así como las principales características de cada uno de ellos, conviene aclarar la naturaleza de los dos materiales principales que se suelen utilizar en estos procesos como son el hierro y el acero. El hierro (Fe) es uno de los metales más abundantes que podemos encontrar en la corteza terrestre, solo superado por el aluminio (Al).

Sin embargo, el hierro puro (aquel cuya pureza es superior al 9,5%) no tiene demasiadas aplicaciones y suele necesitar de aleantes, tanto metálicos como no metálicos, para aportarle diferentes propiedades. Además, resulta importante hacer hincapié en que la acepción popular del término “hierro” no siempre se refiere al hierro puro elemental, sino que suele hacer referencia a una aleación de hierro.

diferencias Hierro forjado y hierro fundido

Diferencias entre hierro forjado y hierro fundido

Para advertir la diferencia entre hierro forjado y hierro fundido, debemos prestar atención a ciertos detalles cuando observamos una pieza realizada en este material.

El primero de ellos hace referencia a la apariencia de estas obras. Cuando se ha utilizado el hierro forjado, las piezas se asemejan a la plastilina. Así, es muy común que aparezcan pequeñas marcas en la superficie.

Una diferencia importante ente hierro forjado y hierro fundido está en los diseños. A menudo observamos creaciones basadas en la naturaleza y con formas orgánicas, como hojas o pétalos de flores. Estas son posibles únicamente cuando trabajamos en forja.

Estos pequeños detalles se utilizan también en el hierro forjado para esconder las soldaduras. Cuando se trabaja fundiendo el metal, los acabados suelen ser menos atractivos y no se ocultan los puntos de soldadura.

También, el grosor a lo largo de las piezas es un detalle claro para distinguir entre hierro forjado y hierro fundido. Este último mantiene el grosor, incluso en las curvas; los diseños en forja varían su grosor en cada punto.

Por último, otra diferencia notoria entre hierro forjado y hierro fundido se observa en la pintura. Cuando el metal se funde, suele emplearse una capa de pintura uniforme. En cambio, los muebles de hierro forjado necesitan aproximadamente 5 o 6 capas de pintura. Además, el acabado final puede ser, por ejemplo, decapado o imitando al óxido. Esto dependerá si queremos darle un look más moderno o vintage.