Montaje paso a paso de ventanas de aluminio

¿Cuánto tiempo duran las ventanas de PVC?

Las ventanas son elementos de gran importancia en una construcción: además de dar paso a la luz natural, también sirven para proteger el hogar frente los intrusos, impedir la pérdida de energía, resguardar el ambiente de las temperaturas exteriores (tanto en invierno como en verano) y aislar del ruido, además de ser un importante componente decorativo del punto de vista del interiorismo y de la arquitectura.

Por su relevancia, es natural que, al plantearse el cambio o la instalación de los cerramientos, surjan dudas sobre la durabilidad de las ventanas de PVC. En este sentido, su vida útil es una de las características que diferencian las ventanas de PVC, de las ventanas fabricadas con otros materiales, y que reafirman las grandes ventajas de este tipo de cerramientos.

La vida útil de las ventanas de PVC

La durabilidad de las ventanas de PVC está íntimamente relacionada con el retorno de la inversión. Es decir, en cuánto tiempo podremos amortizar la adquisición y por cuánto tiempo podremos disfrutar de todos sus beneficios, sin alteraciones.

En líneas generales, podemos decir que la vida útil de las ventanas de PVC es de hasta 50 años. Pero para ello debemos prestar cierta atención a las partes móviles de la ventana, los herrajes, ya que engrasar estos elementos una vez al año garantiza que funcionarán correctamente durante una vida tan prolongada. Los perfiles de PVC, por su parte, no necesitan ningún tipo de mantenimiento y basta con una limpieza con un paño húmedo y jabón neutro para que recuperen el aspecto del primer día.

Montaje paso a paso de ventanas de aluminio

En varias ocasiones le hemos explicado las ventajas de las ventanas de aluminio, aunque para disfrutar de todos los beneficios que tienen, como por ejemplo la estanqueidad, el aislamiento o su escaso mantenimiento, es muy importante que la instalación o armado se efectúe correctamente.

Montaje de las ventanas de aluminio

A continuación, le ofrecemos una guía sencilla de cómo instalar correctamente las ventanas, sea cual sea su tipo de apertura.

Paso 1: Cuestiones previas

Antes que nada, y una vez el cliente ha decidido qué tipología de ventanas de aluminio quiere instalar, es importante revisar que las manijas funcionan correctamente y comprobar que las medidas de la ventana son las correctas para la apertura o hueco.

Paso 2: Colocación de las ventanas de aluminio

Las ventanas se pueden colocar sobre obra o sobre el premarco. En el primero de los casos, las ventanas irán sujetas con grapas, tornillos o tacos expansivos. En el caso del premarco, un marco colocado en el hueco que ocupará la ventana, el propio premarco incorpora sistemas de anclaje y agarre.

  • Colocación sobre la obra: Después de comprobar que las medidas son las correctas, se debe nivelar y aplomar la ventana y posteriormente se coloca en el hueco para su fijación en el muro con las garras y los tornillos. Realizado este paso, se procede al sellado de la ventana, con los materiales adecuados
  • Colocación sobre premarco: Comprobadas las medidas, deben abrirse los sistemas de anclaje que incorpora el premarco. A continuación, deben calzarse las ventanas para nivelarlas correctamente y posteriormente se efectúa su anclaje sobre el premarco. Finalizado este paso, se realiza el sellado de la ventana.

Factores que dependen de una correcta instalación

Tanto en la renovación de las ventanas de aluminio como en la nueva construcción, los requisitos de montaje deben ser los mismos. Durante este proceso se busca cumplir con dos objetivos energéticos:

1- Reducción de la pérdida de energía a través de ventanas y puertas

2- Minimizar las pérdidas de climatización, frigorías o calorías

Uno de los principales pasos para conseguir estos dos puntos, además de una correcta colocación y calzado, es el sellado.

El sellado de una ventana

El último paso para la instalación de las ventanas es el sellado, un paso clave para evitar filtracionesfalta de aislamiento o problemas de condensación. En esta línea, en los últimos años han aparecido nuevos materiales para el sellado de las ventanas, como espuma PU flexible, membranas de estanqueidad, que han mejorado las prestaciones térmicas, acústicas y de estanqueidad de las ventanas.