¿Cómo limpiar las puertas de cristal esmerilado?

Cuando hablamos de la limpieza habitual de cristales, no suele haber mucho que decir. Pero si se trata de la limpieza de puertas de cristal esmerilado las cosas empiezan a complicarse un poco. Este tipo de vidrio requiere una atención especial y un cuidado particular. Así que tome nota, de estos consejos para el mantenimiento de las puertas de cristal esmerilado.

¿Puertas de cristal esmerilado?
El vidrio esmerilado se fabrica a partir de un vidrio claro puliendo su superficie con esmeril en la mayoría de los casos. Esto significa que el cristal no permite ver con claridad lo que hay al otro lado, pero sí permite la dispersión de la luz.

Sus aplicaciones son tan variadas como la creatividad del usuario. Por ejemplo, se utiliza mucho para dar intimidad a espacios que la requieren, pero que también necesitan luz. Las puertas de algunas duchas utilizan este vidrio, así como ciertas ventanas. Pero el uso en puertas es lo que trae este material aquí.

El vidrio esmerilado en las puertas es realmente útil. A la vez que da un toque elegante a cualquier casa o edificio, permite saber si hay alguien en el exterior por su silueta. Además, las personas del exterior no podrán ver el interior, salvaguardando la privacidad.
Y, por supuesto, la zona de entrada a un edificio debe estar bien iluminada, y ¿qué mejor que un cristal esmerilado para dejar pasar la luz?

1. Rocía un limpiador de ventanas común en toda la superficie de la ventana.

Estos son limpiadores alcalinos o a base de amoníaco que están diseñados para limpiar ventanas, como el Windex, incluso si están esmeriladas. Simplemente rocía la superficie hasta que quede completamente humedecida. Será necesario utilizar suficiente limpiador en la ventana para eliminar la mugre y la suciedad.[1]

  • Evita usar limpiadores a base de cítricos en las ventanas. Estos limpiadores son buenos para limpiar la escoria de jabón y los minerales de las puertas de las duchas, pero no son tan buenos para limpiar manchas y suciedad en general como los limpiadores comunes de ventanas.[2]
  • No uses un limpiador abrasivo para limpiar el vidrio esmerilado. La abrasión puede dejar rayones en la superficie esmerilada del vidrio.

Limpia la superficie con una toalla de papel.

Frota toda la superficie con un movimiento circular. Ponle mucha atención y un poco de trabajo adicional en los codos en las áreas que sabes que están muy sucias.[3]
  • Las toallas de papel frotarán la superficie lo suficiente como para quitar la suciedad y la mugre, pero no dejarán fibras en la superficie texturizada del vidrio de la manera en que lo harían los paños de felpa y otras toallas.

CÓMO QUITAR LAS MANCHAS DE CAL

Si vives en un área con agua muy dura, las paredes de la ducha con acabado satinado pueden mancharse rápidamente con cal. Por lo general, puedes reconocer las manchas por su color blanco. Normalmente, las manchas de cal no se eliminan fácilmente con jabón, por lo que hay que recurrir a otros medios.

La esencia de vinagre o el ácido cítrico es lo mejor para limpiar el vidrio esmerilado. Debes diluir la esencia de vinagre antes de usarla. La proporción recomendada suele estar indicada en el envase.

  1. Mezcla una cucharad de ácido cítrico con un vaso de agua.
  2. Ponte los guantes de limpieza y empapa tu esponja en el remedio casero de tu elección.
  3. Frota suavemente la esponja sobre las manchas y deja que el producto actúe.
  4. Lava todo con agua tibia.
  5. Si las manchas aún son visibles después de la primera vez, repite el proceso hasta que desaparezcan.

LIMPIAR EL CRISTAL CON BICARBONATO

También se puede utilizar bicarbonato para eliminar la suciedad persistente.

Disuelve 15 g de bicarbonato en un vaso de agua y añade un chorrito de vinagre de limpieza. Usa un paño que no deje pelusa para aplicar la mezcla en toda la superficie del vidrio. Déjala reposar durante unos minutos y luego frota con un paño suave.

Cuando termines de frotar la superficie, enjuágala con agua, rocíala con la mezcla de ácido cítrico y agua, y luego vuelve a enjuagarla.